Lugar: Pabellón Juan de Austria (Alcalá de Henares), 16.30, 125 espectadores
Resultado: Juan De Austria 65 – 70 Baloncesto Alcalá

Cuarto partido, se despejan los fantasmas, los chicos de Alberto y Álvaro dieron la sorpresa en el derbi alcalaíno en campo ajeno ante la sorpresa de propios y extraños. Un partido jugado de poder a poder con continuos cambios en el marcador y que tuvo de todo; buen juego, mal juego, nerviosismo, entrega, garra, lucha, polémica, tensión y al final alegría para el bando azulón.

Bando azulón que se cobra la primera victoria de la temporada y que por fin realizó un partido de principio a fin concentrado y con tensión competitiva lo que le permitió competir hasta al final y resurgir en el marcador cuando el equipo colegial flaqueo en su juego y cometió errores.

El partido comenzó a las 16:30 los chicos del Infantil se habían reunido horas antes del encuentro para realizar una comida de confraternización con el objeto de hacer grupo y piña previo al partido y de estrechar lazos más fuertes. Ya desde el inicio del calentamiento se vio otra actitud para encarar el partido y la concentración se hacia visible. Comienza el partido en el pabellón colegial y se sucede un intercambio de canastas por ambos bandos que no esclarece nada en el marcador, y el resultado es de un divertido 17 a 16 para los locales.

El segundo cuarto comienza con un aire más agresivo de los visitantes en defensa que les permite correr y anotar de forma cómoda ante un equipo local que se atasca contra la defensa de ayudas de Baloncesto Alcalá, esto propicia una pequeña ventaja de los nuestros que se van con un más 5 en el marcador.

El tercer cuarto es un sin vivir de pérdidas absurdas y falta del control del rebote defensivo lo que provoca una avalancha ofensiva de Juan de Austria que hacia presagiar lo peor, además los tiros cómodas tras buenas selecciones de tiro y juego de ataque colectivo simple hizo cobrar unas diferencias más importantes, el resultado de este parcial es de un 11 – 26 que deja una ventaja de 10 puntos para los locales.

Los chicos de Alberto y Álvaro se reagrupan defensivamente con más tensión y más sacrificio individual y colectivo, además comienzan con más agresividad ofensiva lo que les vale canastas de alto porcentaje con entradas y cobrarse faltas personales con un porcentaje aceptable en los libres.

El equipo rojillo entra en desconcierto por momentos y aumentan su nerviosismo sufriendo parciales negativos y estando sorprendentemente negados de cara al aro aún en situaciones francas de anotar. Con esto llegamos a un 62 a 62 que podía caer para cualquiera de los dos equipos a falta de 2:08 para el final. En este momento el partido se vuelve loco y una falta antideportiva a favor de Juan de Austria parecía que cambiaría el partido a favor de los locales de forma definitiva pero nada más lejos. Los colegiales no sacan provecho de la antideportiva y yerran los tiros libres y los próximos ataques con alguna que otra perdida absurda, en una de estas pérdidas comenten una falta antideportiva que deja como daño colateral una descalificante por reiteradas protestas a uno de sus mejores armas (número 12).

De aquí al final se suceden otras dos técnicas (una a juicio del redactor excesiva al banquillo local y la otra merecida por la actitud del jugador número 7 ante una falta de ataque bastante evidente), esto desencadena un carrusel de tiros libres en los que el capitán Molina está muy acertado y da pequeñas diferencias a los azules. Baloncesto Alcalá se empeña en dar tensión al encuentro con una falta de ataque clara y una pérdida absurda, pero los últimos envites de los rojillos son estériles y el marcador final queda en un sorprendente a la par que ilusionarte 65 – 70 favorable a Baloncesto Alcalá.