Lugar: Pabellón Colegio Cossio (Fuenlabrada) 9.00, 30 espectadores
Resultado: Fuenlabrada Cossio 62 – 29 Baloncesto Alcalá.

Imagen pobre la que dio el equipo alcalaíno en la gélida mañana que se presentaba el sábado en el pabellón del colegio Cossio de Fuenlabrada. La superioridad de los locales fue manifiesta desde el minuto 1 al 40. Una intensidad (el equipo más intenso del grupo) que les fue suficiente para pasar por encima a los visitantes que sufrieron en el balance defensivo, para dominar el rebote y en la circulación de balón con la agresividad defensiva de los fuenlabreños.

El balance de esta primera fase se salda con tan solo una victoria y mostrando una imagen un poco triste en algunos partidos, donde se han bajado los brazos con demasiada presteza y donde la falta de intensidad y compromiso en ocasiones es muy exacerbada.

Por otro lado, tenemos que destacar como varios jugadores (que están en su primer año compitiendo) están mostrando una cara positiva que hace que el futuro parezca algo más halagüeño, está claro que la segunda fase medirá fuerzas con equipos de similar nivel donde se podrá observar la calidad de los nuestros, y la capacidad de competir en los partidos.

En el debe positivo del equipo está la mejora individual clara en conceptos ofensivos como el bote y el tiro, y una correcta interpretación de la presión de los rivales que en los primeros partidos costo muchos puntos y ahora no es un problema para los alcalaínos.

No queda sino seguir trabajando con una ética y un sacrificio propios para la situación que vive el equipo y Álvaro y Alberto deberán plantearse como reactivar la fe y la ilusión en los chicos para afrontar el nuevo año con otra cara, con otros objetivos, con otro positivismo y otras sensaciones.

Del partido podemos destacar que Fuenlabrada (un equipo fantásticamente entrenado) domino los cuatros cuartos y sobre todo impuso su físico atlético sobre los chicos de Alcalá.

El resultado final de 62 a 29 para los locales hace justicia a lo que se vio en el resbaladizo pabellón de Fuenlabrada, y como dato sin relevancia alguna en el resultado ambos equipos recibieron el peor arbitraje con mucho de todo el año con una falta de criterio alarmante, una displicencia hasta cómica y una falta de profesionalismo escandalosa, pero para nada tuvo incidencia en el marcador.