De manera sucinta la sudoración es la respuesta natural que tiene nuestro organismo a una estimulación, en este caso deportiva.

De esta manera cuando realizamos ejercicio nuestro cuerpo se termorregula  con la consiguiente pérdida de agua y electrolitos.  Ambos imprescindibles para el mantenimiento de la performance.

Si añadimos al ejercicio físico ambientes calurosos, el cuidado en la hidratación será fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

Un estudio realizado durante el campeonato FIBA U20 Europeo en jugadores de baloncesto concluye:

«En conclusión, la mayoría de los atletas empiezan la competición deshidratados, no consiguen compensar la pérdida de sudor durante el juego y continúan deshidratados, a pesar del tipo de bebida que usan. Estos resultados sugieren que las estrategias de hidratación deberían ser tenidas en cuenta, no sólo por los jugadores, sino también por los entrenadores y el equipo médico

Entra para ver estudio completo: ESTUDIO