Con el volumen de trabajo de las últimas semanas, me ha sido imposible ponerme delante del ordenador para narraros lo que ha sido un año de 10 para el Cadete B dirigido por Ángel Díaz y Álvaro Monedero. Echo la vista atrás y lo que veo es un grupo de jugadores de primer año entrenando durante 8 horas seguidas, lo que empezó como castigo por «buen» comportamiento en una concentración, acabó siendo la tónica habitual de trabajo, esfuerzo y compromiso.

Durante toda la temporada los Locos Bajitos fueron dejando atrás un rival tras otro, quedando primeros de su grupo en la primera fase, dejándose tan solo un encuentro por el camino, una derrota en la última jornada ante el que después sería el  tercer clasificado de la liga, Joyfe A. En la memoria de todos quedará también el 18 – 138 ante el CB Juan de Austria, 120 puntos de diferencia que sin duda marcan un record de Club.

Ya en la fase de clasificación, volvimos a sacar el rodillo para dejar claras nuestras aspiraciones al play-off, tan solo cedimos 2 partidos ante Fuentelarreyna, un equipo muy fuerte al que después ganaríamos en semifinales. En el parón, de Semana Santa, el equipo junto con varias familias,se desplazó al Torneo Internacional de Orchies, de donde nos volvimos con la victoria bajo el brazo y con las pilas repuestas para afrontar el final de fase y el ansiado play-off donde nos esperaba Zona Press A, el cruce de cuartos se resolvió con un partido comodo en casa que nos sirvió para ir tranquilos a la vuelta, donde sufrimos pero… pasamos! En semifinales esperaba Fuentelarreyna, el único equipo contra el que no habíamos ganado en fase regular, quizás, ese punto de motivación fue el que hizo que nos llevaramos la victoria en casa por 12 puntos, un buen colchón que supimos aprovechar en el partido de vuelta, que cedimos por 10.

Desde el otro lado del cuadro llegaba San Viator, con un pabellón repleto para ver la final y celebrar nuestro 2º Aniversario, el mítico colegio de Madrid nos sacó los colores en el primer partido, una derrota por 3 puntos que hizo saltar las alarmas. Pero el fin de semana no había terminado, la vuelta se antojaba apretada y nuestra familia no nos falló, la grada del pabellón La Fundí se vestía de azul para animar a nuestros chicos, los cánticos de «a por ellos» y «Alcalá!!!» resonaban en Madrid. Finalizado el tercer cuarto, ganábamos por 3 puntos, lo que dejaba la final empatada y con 10 minutos para resolverla, entonces Ángel dio una lección de baloncesto sobre la pista y guio a nuestros chicos hasta una victoria por 15 puntos, éramos campeones de Madrid y en la grada empezó a resonar el cántico que, desde este final de temporada, hemos afianzado como nuestro cántico de la victoria: Yooooo soooy de Alcalá de Alcalá de Alcalá!!!!

Con la temporada finalizada y Twitter ardiendo con felicitaciones y comentarios sobre nuestros campeones, quisimos ofrecer nuestros trofeos al Ayuntamiento, nuestros Cadetes, acompañados de sus familias como durante toda la temporada, se sentaban en el Salón de Plenos, sin duda, una de las salas más bonitas del Consistorio.

Allí nos recibieron el Concejal de Deportes, Marcelo Isoldi, y el Primer Teniente de Alcalde, Javier Bello, con las dos copas conseguidas durante la temporada como anfitrionas de lujo. La ceremonia, que a todos se nos hizo corta, nos dejó con ganas de volver con más títulos para Alcalá de Henares.