El pasado sábado 19 de mayo el Club Baloncesto Alcalá tenía una cita con la historia. En inglés el término “historia” se acepta en “history” (referido a la historia del pasado) y “story” (relacionado con los cuentos). Dado que en castellano no existe una diferencia entre estas dos palabras, los chicos del Primera Nacional y toda su grada supporter se encargaron de aunar estos dos términos, haciendo de la historia un cuento. Pero, pongámonos en contexto…

Juan López - haciendo historiaLa serie, correspondiente a los cuartos de final de 1ª Nacional viajaba a la cuna de Cervantes con un 0-1 favorable a los alcalaínos, quienes habían recuperado el factor cancha hace exactamente 7 días en Majadahonda. Por delante, un partido frente a la afición con el dificil objetivo de cerrar la serie y con ello garantizar una plaza en la deseada Final Four de ascenso a EBA.

El partido comenzó a un nivel competitivo excelente, pero sería farisaico empezar hablando de lo que ocurría en la pista sin mencionar cómo lucía la grada. Más de 800 espectadores cantaban al son de una charanga que disfrazó, durante las 2 horas de partido, a Espartales del Buesa Arena (campo del Baskonia y lugar de culto al baloncesto en España). Se sucedían las melodías de: “a por ellos, oe…”, “vamos Alcalá” y el ya clásico en la competición “tienen miedo…” mientras los chicos de Ángel Díaz mostraban un nivel de concentración y esfuerzo excepcional durante los primeros compases del encuentro.

La perdurabilidad de estos niveles fueron una de las claves del encuentro, haciendo que los jugadores del CB Majadahonda acabasen cometiendo algunas imprudencias y fallos en sus lanzamientos. Prueba de ello es la actitud en defensa que mostró el equipo local encabezada con la performance de élite defensiva que realizó Alex Punzón frente a la estrella visitante, Herreros. En los últimos tramos de la primera parte tuvieron lugar los únicos problemas, a la postre, de los alcalaínos en el partido, perdiendo algo de la fluidez que les caracteriza, y que permitió a los visitantes acercarse en el marcador.

Alex Punzón - haciendo historiaTras la salida de vestuarios y con el apoyo de toda la afición, los locales salieron en tromba rompiendo el partido. El dominio de Juan Gabriel, los triples de Juan López y la excelsa defensa de todos los jugadores locales permitió romper el partido en un tercer cuarto de lo más eficiente que se recuerda. Ya en el último periodo con el equipo aupado por la grada, pudimos ver jugadas espectaculares que animaron a la afición a hacer una vuelta alrededor de la pista al ritmo de las mejores canciones durante el último minuto de partido.

Una fiesta que nos hace pensar en la línea evolutiva que ha tenido un Club formado en 2010, y que con años de trabajo y entrenamiento ha llegado a presentar en el panorama del baloncesto de Madrid, un equipo y una afición que poco tienen que envidiar a las de otros clubs de la máxima competición. Nuestro siguiente objetivo, la fase de ascenso que se disputará 1, 2 y 3 de Junio. ¿Te quieres divertir? ¡Vamos Alcalá!