Orchies 2012 ¿El viaje perfecto?

Como todo en este viaje-torneo, la primera mañana empezó de forma intensa, no podía ser de otra forma. También temprano, a las 9 de la mañana todo el grupo al completo nos veíamos en las puertas del colegio Gredos San Diego, los 11 jugadores y las 6 familias que íbamos a emprender el viaje desde Madrid, Alberto Garcia y su familia al completo nos esperaban en Bruselas.

A la hora perfecta todos en el aeropuerto, todos los papeleos realizados y cuando nos disponemos a entrar al avión ¡zas! nuestro Casta ha olvidado el DNI y no le dejan entrar en el avión, como entrenador de baloncesto lo peor que me ha ocurrido, en el momento lo hubiese cambiado por alguna que otra derrota mas, ahora esta historia hace especial nuestro viaje, lo siento por Casta pero ahora ya  no lo cambio.

El viaje de ida siempre amenizado por la persona que hace aun mas especial a esta generación de «locos bajitos», Don Alvaro Monedero, entre su portentosa voz, su cubo de rubick, y su capacidad para sacar una sonrisa a todo el que lo necesite o al que se le ocurra aburrirse un solo segundo, todo eso sirvió para que olvidásemos que una parte de nosotros se había quedado en Barajas.
Al llegar al aeropuerto sorpresitas con los equipajes que gracias a los papis todo se soluciono.

Ya con Alberto Garcia entre nosotros nos fuimos a dar una vuelta por Bruselas, pudiendo contemplar los encantos de la ciudad Belga y su maravillosa gastronomía, todo esto gracias a Adrián que nos pudo demostrar su dominio del ingles y todo lo aprendido en su experiencia en países asiáticos. Después de ver la ciudad, vuelta al aeropuerto a recoger a nuestro Casta, ¡que felicidad al verte, capullo! al autobús de la organización que nos llevaría a Francia.

Después de un viaje bastante largo, llegamos al comedor en la ciudad de Orchies donde hemos vivido algunas de las historias mas graciosas del viaje, cenamos, y rápido al hotel.

El sábado bien temprano comenzó nuestra participación en el torneo, el primer rival fue Londonberry, que quedaría ultimo de nuestro grupo y fue un rival bastante sencillo con buena planta, pero se veía que con pocas horas de juego y entrenamiento.

Después vendría el que para mi era el equipo con mejores individualidades del torneo, Bruselas, tenían tres jugadores espectaculares y entre ellos el que al final seria MVP del torneo. A este equipo haciendo un partido muy serio conseguimos ganarles 50-40, esta diferencia seria vital para nuestra clasificación para semifinales, puesto que en el partido de por la tarde después de una larga comida amenizada por David y de que algunos jugadores se echaran la siesta en el pabellón, nos tocaba jugar contra Belfast, unos primeros minutos malos y que nunca llegamos a estar dentro del partido nos hicieron perder este partido por 4 puntos que aun así nos clasifico para la semifinal como primeros de grupo.

El rival en semifinales sería Lille, actual campeón, que venció a nuestros cadetes del año pasado en la final, un equipo sin grandes individualidades pero muy intenso y rápido lo que nos hizo jugar una semifinal muy igualada, en la que nos llevamos el partido por solo 7 puntos, siempre animados por nuestra gran afición que llenaba de colorido la grada del pabellón.

Ya solo nos faltaba un pequeño paso para conseguír el objetivo que nos habíamos marcado, en la final nos esperaba el equipo polaco, un equipo con buena planta, mucha altura que solo podríamos combatirla con una gran dosis de agresividad e intensidad, el objetivo y la forma de conseguirlo estaban claros, solo faltaba plasmarlo en la pista.

Y así fue, desde el primer segundo de la charla en el vestuario y en el calentamiento a nuestros chicos se les podía ver en los ojos las ganas de agradar y de conseguir su objetivo. Los primeros minutos fueron igualados, pero rápido empezamos a conseguir las primeras ventajas gracias a nuestra defensa y a la lucha bajo el tablero rival. Al descanso ya solo se podía ver un equipo sobre la pista, la afición alcalina disfrutaba a tope con sus chicos, y la afición francesa sonreía y se dejaba maravillar por el arrojo y las ganas de los españoles.

Hasta el pitido final solo hubo un equipo en la pista, ganamos 40-71 y después empezó la fiesta española, baile en corro en medio de la pista, banderas españolas como falda o como capa, la recogida de copas con Pablo Molina haciendo de nuestro Sergio Ramos particular y tirando parte del trofeo al suelo, y después nuestra fiesta privada en el vestuario.

Recibimos dos buenas noticias después de conseguir la victoria, la primera que nuestro Club y nuestro presidente nos invitaba a todo el equipo y a nuestro cámara particular, el gran Javi Molina, a cenar en el McDonald y la segunda noticia se puede llamar notición, la organización del torneo por la victoria, nos invita el 9 y 10 de junio a la fase final de este torneo que enfrentara a los campeones de otros torneos disputados en otras partes de nuestro país vecino.

Desde aquí dar las gracias a nuestros jugadores por hacerme disfrutar tanto de su compañía y de su entrega en la pista, a sus padres por hacernos la vida mas fácil en esos días en tierras galas, a mis padres por estar siempre apoyándonos, al señor presidente que desde aquí también aprovecho para felicitarle por su cumpleaños y para agredecerle todo lo que es capaz de aguantarme, a Mone por no dejarnos parar nunca, y a la organización del torneo que sin duda ha sido lo mejor.

Crónica: Ángel Diaz Calvo
Fotografía: Ramón Loeches